Ácaros en gatos: ¿quiénes son? ¿Cómo detectarlos y tratarlos? 2

Ácaros en gatos: ¿quiénes son? ¿Cómo detectarlos y tratarlos?

Los ácaros son parásitos que viven en nuestro entorno y pueden contaminar a los gatos. De hecho, algunas especies se adhieren a su huésped para alimentarse y desarrollarse allí, causando reacciones más o menos importantes en el gato afectado, incluidas algunas formas de sarna.

¿Quiénes son estos pequeños intrusos no deseados? ¿Cuáles son las principales especies propensas a contaminar al gato? ¿Cómo detectarlos? ¿Qué tratamiento se debe implementar? ¿Es posible protegerse contra ella? Hagamos un balance de esta cuestión.

Ácaros en gatos: ¿quiénes son?

Los ácaros son parásitos que forman parte de los ectoparásitos, es decir, viven en la superficie de la piel de su huésped con el fin de alimentarse de sus escamas y sangre. Microscópicos, estos arácnidos suelen ser invisibles a simple vista. Se pueden distinguir varios tipos en los gatos. Aquí están los más frecuentes.

Otodectes cynotis, responsable de la sarna del oído

Este ácaro se encuentra con mayor frecuencia en gatos y perros, y su invasión causa sarna del oído. En este caso, se aloja en las orejas del animal y su epidermis para alimentarse de él. Es la saliva de estos arácnidos la que causa inflamación alérgica en el gato y a menudo conduce a la formación de otitis externa.

Un ácaro Otodectes cynotis vive unas ocho semanas, pero este parásito blanquecino pone muchos huevos capaces de reproducirse 21 días después de la eclosión. Por lo tanto, se están multiplicando rápidamente.

Demodex cati y Demodex gatoi

Estas dos especies de ácaros son similares, pero el Demodex cati es el más conocido. Está particularmente en el origen de muchas otitis de cerumen que conducen al flujo de un abundante cerumen de color marrón-amarillo característico. Responsable de la demodicosis, debe cuidarse rápidamente, porque este parásito se multiplica muy rápidamente en todo el cuerpo del gato y causa un rápido debilitamiento de sus defensas inmunes.

Notoedres cati

Este ácaro es la causa de la sarna de gato, también llamada sarna notohédrica, que se desarrolla en la cabeza y el cuello esencialmente. Muy contagiosa, provoca lesiones en la cara del animal que lo empujan a rascarse intensamente, a veces a la sangre.

Augustat o Neotrombicula autumnalis

Este pequeño ácaro, que aparece durante el verano y el otoño, sale de la tierra después de la eclosión y espera pacientemente a su huésped. Luego se centra principalmente en los gatos que tienen acceso al exterior, por supuesto, pero también en los humanos. Se asientan bajo la epidermis y son visibles gracias a las manchas anaranjadas que forman en la superficie. Su presencia es temporal y no grave, pero causan picazón significativa, enrojecimiento y, a veces, costras.

Cheyletielle

Es un ácaro que vive en el pelaje del gato para poner sus huevos. Su presencia no es grave, pero causa irritación temporal de la epidermis y es muy contagiosa.

¿Cómo detectar ácaros en gatos?

Cuando un gato es invadido por ácaros, tiene signos clínicos característicos que requieren consulta veterinaria. Si bien es probable que estos síntomas varíen según la especie de ácaros involucrados, generalmente se observan las siguientes manifestaciones:

    • Picazón en el oído, la cara, el cuello y / o el cuerpo
    • Enrojecimiento e irritación de la piel, a veces acompañado de costras;
    • Secreciones secas de color amarillo a marrón en las orejas;
    • Pérdida de cabello en ciertas áreas del cuerpo
    • Otitis externa.

Si observa uno o más de estos signos clínicos, es importante consultar al veterinario para aliviar a su mascota rápidamente y evitar que la invasión se propague. Además, la presencia de ciertas especies de ácaros puede causar trastornos o enfermedades, incluyendo otitis externa o infecciones en la epidermis.

Además, la mayoría de los ácaros se propagan muy rápidamente y su presencia es muy contagiosa. A menudo, pueden continuarpara aparear a los otros gatos del hogar, pero también a los perros y humanos, sin mencionar que se propagan en el entorno del gato.

Para detectar ácaros del polvo, el veterinario generalmente toma muestras de piel. Para ello, pega una tira adhesiva sobre las zonas afectadas o raspa la superficie de la piel y retira el vello para examinarlas bajo un microscopio. Por lo tanto, los ácaros son claramente visibles.

En caso de daño al oído y sospecha de sarna del oído, el médico generalmente toma una muestra de secreciones auditivas antes de la observación del microscopio.

Si es necesario, puede enviar las muestras a un laboratorio especializado, en particular cuando no pueda diagnosticar claramente la presencia de ácaros o cuando no pueda determinar su especie.

Ácaros en gatos: ¿cuáles son los posibles tratamientos?

Luchar contra los ácaros es relativamente fácil, siempre que cuide al animal muy temprano y siga escrupulosamente el tratamiento prescrito. De hecho, para asegurarse de erradicar completamente los parásitos, es necesario actuar en varias fases y respetar los pasos prescritos.

Tratamiento del gato infestado

El tratamiento de los gatos infestados de ácaros se basa en varios elementos:

    • Las pipetas antiparasitarias pueden matar a los ácaros en un máximo de 48 horas cuando se alimentan de la epidermis y la sangre de su huésped;
    • Los geles aceitosos a base de ivermectina eliminan los ácaros presentes en las orejas del gato;
    • Las lociones aceitosas ayudan a limpiar las secreciones y eliminar los ácaros y las larvas en ellas;
    • Los antibióticos se prescriben en caso de infección bacteriana;
    • Los antifúngicos se prescriben en caso de infección con hongos.

Tratamiento de otros animales en contacto con el gato infestado

El gato afectado puede contaminar bastante a sus congéneres y otras especies que atraviesa. Por lo tanto, es esencial tratar a todos los animales que viven bajo el mismo techo.

Limpieza del entorno del gato

Los ácaros no necesariamente permanecen en el gato, aunque necesitan a su huésped para alimentarse y reproducirse. Suelen colonizar su entorno. Para erradicarlos, por lo tanto, es necesario limpiar muy regularmente sus cuencos con agua caliente y jabonosa, su basura con lejía, su cesta, sus juguetes, etc.

Es importante limpiar a fondo las habitaciones de la casa en la que vive el gato, aspirarlas diariamente en particular. Todas las telas de tapicería que se puedan pasar a máquina deben lavarse por este medio, si es posible a 60 ° C.

¿Podemos prevenir las invasiones de ácaros en los gatos?

Es posible limitar el riesgo de contaminación por ácaros, en particular administrando regularmente antiparasitarios externos a su gato (collares, pipetas, tabletas, etc.). Además, es importante asegurarse de mantener una buena higiene en su entorno, especialmente limpiando regularmente sus tazones, canasta, caja de arena y juguetes.

Ácaros en gatos: ¿qué contagiosidad?

El contagio en caso de invasión de ácaros se lleva a cabo principalmente de forma directa y, a menudo, íntima. De hecho, es común que una madre afectada contamine a sus crías después del nacimiento, cuando las amamanta o cuando las acicala.

Si es más raro que la contaminación ocurra indirectamente (por ejemplo, por un tejido que estuvo en contacto con el gato afectado), sigue siendo posible, especialmente cuando el medio ambiente no es saludable.

Los ácaros que contaminan a los gatos pueden transmitirse a los perros y otras especies animales, incluidos los hurones. Por lo tanto, es esencial tratar a toda la familia de pequeños animales en caso de contagio.

En los seres humanos, el riesgo de enfermedades contagiosas es menor, pero existe. La mayoría de las veces, se lleva a cabo por contacto directo y puede causar daño a la epidermis en un contexto poco saludable. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que algunos individuos son particularmente sensibles a los ácaros. En este caso, el riesgo de reacción es mayor.